martes, 16 de agosto de 2016

Abrazo - Eterna Inocencia


y ahora abrazo,
destrozo al tiempo entre mis manos!
en mi ocaso renace la ilusión..

A veces pienso en lo intemporal que se puede volver un instante, la mágia de ese contacto tan especial que resulta más íntimo de lo que se le concede. No me acuerdo con claridad cuando fue la última vez que guardé uno así. Con lo sentido de compartirlo con la misma carga, reciproca, un abrazo verdadero. El que no querés que termine. Hablo de ese tan especial que hace que el tiempo no corra ni te apure, donde los segundos no llevan ese nombre y son más de lo que miden. El abrazo capaz de hacer que pierdan sentido las palabras, que estén de más, que no hagan falta para adornar el momento. Lo real y explícito queda en ese acto. La mayor energía del contacto, sentirlo y sentirnos. Siempre queda el abrazo que no pudiste dar y todavía espera.
Una hermosa excusa para el afecto.